Tulancingo cultural

                                                                                  tras los tules...

 

Principal

en las letras en la música y la actuación en la plástica sociología y sociedad histórico tradicional y legendario interesante gastronómico ciencia y tecnología hacedores
     
 

asociaciones y grupos - medios de comunicación - cultura - centros y actividades culturales - convocatorias

 
 

columnas y artículos - derechos humanos - derechos de autor - mujer - muertos - técnicas alternativas

 
 

gente

 
     
 
  Fata Morgana Cristina de la Concha
 

4.Feb.08

 

Desde ayer Tulancingo está enfiestado celebrando el “Primer Encuentro Latinoamericano de Escritores Tulancingo 2007, 9.Oct.07

 

 

cine
performance
 

www.vx101.com

 
Muertos
Mujer
Gente
Métodos alternativos
Derechos de Autor
Derechos Humanos
 
Fata Morgana
 
centros y actividades culturales
 
convocatorias
 
 

Centro de Capacitación y Apoyo Sexológico Humanista, A.C., CECASH

mujer y espacio: el mapa irregular, Lucina Kathman

 

La lucha por los derechos de las mujeres: el 8 de marzo

 

   
 

 

Fata Morgana:

el carisma

como bruma ensoñadora puede caer sobre nosotros envolviéndonos

 

 
 

Esa especie de aura que rodea a una persona subyugándonos, el carisma, mágico, hechicero como Morgana, ejerce sus sortilegios y como “abra cadabra” pone de par en par la voluntad hacia actos, quizás no perversos o milagrosos, pero que sí nos sorprendan a posteriori al percatarnos de que nunca los hubiéramos hecho por nosotros mismos. ¿Qué es? ¿un espejismo en realidad? ¿Es la estética del cuerpo y el rostro en la persona carismática, la estatura, el cabello, la complexión, todo en conjunto que hace que el resto volteemos a verla en la calle, en un restaurant, en una reunión, atrayendo nuestra atención de un salto como imanados, en ocasiones sin darnos cuenta? Más nos sorprende al detenernos a observar que esta persona que ejerce esa tremenda atracción en realidad no posee los atributos físicos merecedores de tal atención, que en realidad tiene la nariz chueca y una horrenda cicatriz que cruza su mejilla, los ojos pequeños y pestañas de aguacero, es obesa y de cabello relamido. Pero hay una empatía que produce con nosotros, la sonrisa, los comentarios, la conversación, la mirada, los ademanes, la gesticulación, la voz, el estilo y nos provocan que como interlocutores permanezcamos muchas veces como hipnotizados, que sintamos imposible quitarle la mirada y el oído arrobados con sus facciones, su parpadeo, los pliegues en sus mejillas o el timbre al decir nuestro nombre.

Es verdad, el carisma que distingue al guía, a profetas y caudillos, considerado desde todos los tiempos como una cualidad sobrenatural o sobrehumana con la que nacen algunos, inasequible para la mayoría, puede envolvernos y llevarnos tras quien lo posee por rumbos impensados, como la Alemania de la década de los treinta bajo los influjos de Adolfo Hitler, o  los 913 estadounidenses de la secta Templo del Pueblo que se suicidaran colectivamente en Guyana influenciados por su líder.

Blanca Deusdad Ayala, de la Universidad de Barcelona, España, en su tesis El Carisma político en la teoría sociológica, nos dice:

 
A pesar que podemos definir el carisma como una característica perenne de todas las sociedades y a pesar que no podamos concebir las relaciones sociales sin su presencia, éste tiene un lado oscuro. Puede convertirse en peligroso al servicio de demagogos e ideologías como el fascismo. (...)

No obstante, el carisma es un atributo necesario para todo tipo de líderes políticos democráticos, sin el cual los políticos no pueden triunfar electoralmente. Considero el carisma peligroso y simplista, puede incluso sustituir la cultura política, sin embargo, no podemos ignorarlo. Las muestras de afecto, las emociones, son presentes en las manifestaciones políticas y refuerzan las distintas adhesiones a los líderes y a sus partidos.

 

En realidad el carisma puede ser un caparazón que esconda la verdad de su líder: egoísmo, vanidad, soberbia, avaricia. El engaño más grande puede estar detrás del carismático quien no requiere mucho esfuerzo para mentir pues este don hace posible que los demás estén dispuestos a creerle, su carisma suaviza los resquemores, apaga las dudas, la desconfianza, obnubila la suspicacia y sin necesidad de hacer juramentos.

No es decir que todos los carismáticos sean malintencionados sino simplemente que son seres humanos iguales a nosotros, con defectos como todos, con debilidades y complejos, no son inmunes al deseo ni al poder ni al dolor, su única diferencia es su habilidad de seducir. Su magia no va más allá de su virtud, no nos va a salvar como un dios de los males que nos aquejan y la mayoría de las ocasiones nos estará llevando por inhóspitos lugares de arenas movedizas de donde no nos va a rescatar a menos que le seamos útiles. Sí es decir que el carisma es sólo una apariencia, lo que hay internamente es lo mismo que en cualquier ser humano, incluso su interior puede ser sombrío y hasta tenebroso con el envanecimiento que el carisma tiene la habilidad de producir, y que para que mente y alma sean acordes con el carisma es necesario un proceso previo de conocimientos, estudio, reflexión, autoanálisis, lo cual, al observar la currícula completa de estos carismáticos nos percatamos de que no han podido pasar por él. Realmente han sido pocos los caudillos, líderes y guías en la historia de la humanidad que por intuición propia o por la guía de un tutor se han inclinado hacia este proceso, o bien, que por un talento extraordinario han alcanzado este nivel, como Jesús o Siddartha.

Con ellos no hay más que disfrutar ¡porque son personas muy disfrutables!, su carisma tiene la virtud de hacernos sentir bien, de hacernos sonreír y ver el panorama con optimismo, pero no pasar de ahí, no dejarse llevar por esa sensación de bienestar y seguridad, es imprescindible cuestionar, cuestionar sus planteamientos no obstante la recomendación de otros que nos son confiables, cuestionar su estilo de vida no obstante su sonrisa radiante, cuestionar la congruencia de sus actos no obstante la empatía, cuestionar la coherencia de sus palabras no obstante su habilidad discursiva, incluso sus comentarios aparentemente superfluos, por muy agradables y simpáticos que sean.

 
     
     
     
 

Cristina de la Concha

 
   
 
     
     
     
 

Fata Morgana

 
     
     
  El camino hacia la Universidad Politécnica de Tulancingo, como el mapa del tesoro, 20.Jul.08  
     
     
 

Un dar permiso de abusar

 
  La ignominia, una minucia, 9.Jun.08  
     
     
 

Mujer y equidad: la otra cara de la moneda

 
 

... según César Cruz Islas 

 
     
 

¿La otra cara de la moneda?

 
 

según Cristina de la Concha

 
     
     
 

El carisma 4.Feb.08

 
     

 

De tolerar y tolerancia

Declaración de Principios sobre la Tolerancia

16 de noviembre, día Internacional de la Tolerancia

www.unesco.org

 

www.un.org/spanish/

 

Movimiento Contra la Intolerancia, MCI

MI CONTACTO CON LOS TARAHUMARAS DE BATOPILAS, Por Román Corral Sandoval

 

____________________________________________________________________

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

tulancingoculturalcc@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio