Tulancingo cultural

                                                                                  tras los tules...

 

Principal

en las letras en la música y la actuación en la plástica sociología y sociedad histórico tradicional y legendario interesante gastronómico ciencia y tecnología hacedores
     
 

asociaciones y grupos - medios de comunicación - cultura - centros y actividades culturales - convocatorias

 
 

columnas y artículos - derechos humanos - derechos de autor - mujer - muertos - técnicas alternativas

 
 

gente

 
     
 
  Fata Morgana Cristina de la Concha
 

21.Jul.08

     
 

 

 
 

 

El camino hacia la Universidad Politécnica de Tulancingo, como el mapa del tesoro

 

 

 
 

 

 
 

 

 
 

Fata Morgana cae sobre el camino hacia la Universidad Politécnica de Tulancingo y los escasos kilómetros se hacen largos, tensos, hasta su arribo, donde la bruma se disipa, la tensión desaparece, un resplandor parece iluminar este punto en medio del campo abierto. Ubicada a unos seis kilómetros de Tulancingo, en un terreno en el área de Huapalcalco, pareciera inaccesible o atraer hacia la Tierra de Nunca Jamás pues, al introducirse en el camino que lleva a ella, su ubicación parece desvanecerse, la brújula se extravía al ir pasando por calles, rectas, terraplenes, curvas, arboledas, puentes, vueltas, ríos, pendientes, ruinas prehispánicas que conforman un mapa como el del tesoro del pirata Fint, o como el que Tolkien dibujara para el hobbit Bilbo. Y, si bien, vivir esta aventura tiene una recompensa: alcanzar ese punto, la Universidad, hay algo que inquieta de ese camino azaroso, como en toda aventura fantástica.

 
 

Huapalcalco es un poblado minúsculo que se ha convertido ya en una colonia a tres kilómetros al norte del centro de Tulancingo y es necesario atravesarlo para llegar a la Universidad por una carretera angosta y de alta afluencia vehicular de la que emergen de vez en vez unos montículos llamados “topes” que, en realidad, ya no sirven a su propósito debido al tránsito que evita ahora lo que se pretendió hace un par de décadas: arrancones clandestinos de automóviles de jóvenes alocados y atrevidos, –aunque debo decir que se han organizado públicamente–. Con lentitud, entre las nuevas colonias de la zona, antaño ranchos prominentes, se avanza hasta lo que es el poblado de Huapalcalco y, casi al final de la calle central en que se convirtió esa carretera, se toma una desviación a la izquierda por una callecita de doble sentido que se encuentra en cuchilla y empinada por donde transitan dos automóviles a la par sólo en caso de ser pequeños, y para lo que generalmente es imprescindible detenerse y esperar el turno que el tráfico permita.

 
 

            Esta callecita confluye en un tramo de camino de terracería escarpado, desigual y accidentado, pero más precisamente, con hoyos, zanjas y piedras picudas que sobresalen del suelo amenazando neumáticos y tubos de escape, y se deja atrás la población. Más adelante, se abandona este tramo para entrar en una carretera donde el vehículo se hace muy manejable, allí el tránsito se supone suave y ligero hasta llegar al centro universitario pero algo interviene. Una recta, una curva, de nuevo recta y el asfalto comienza a elevarse, con sorpresa el conductor se percata de que se trata de un puente y de que por debajo pasa una autopista, la suavidad y ligereza del trayecto se interrumpen. Sus ojos se salen de sus órbitas y el cuerpo quiere devolverse pero el vehículo se lo impide, no puede frenar en medio del camino para observar con cuidado y corroborar lo que sus ojos acaban de ver: una autopista. Pero ¿qué autopista será esa?, se pregunta, ¿será de algún lugar desconocido, fantasmal o encantado que está vedado para aquellos que visitan la universidad que se divisa desde aquí? ¿Será algún acertijo a resolver para merecer esa visita?

 
 

            Rodeada de esa incógnita yace la Universidad, recinto que crece con rapidez, que de castillo en castillo va construyendo sus amplios y sólidos edificios, y entre cátedra y cátedra va construyendo los cimientos de los nuevos profesionales en su matrícula y va contribuyendo a elevar el nivel académico estatal. Sólo esta bruma en su trayecto obstaculiza el arribo de muchos estudiantes que no pueden estar viviendo la aventura día a día.

 
 

            La autopista México-Tuxpan que sale del crucero Pachuca-Tulancingo-México, pasa frente a la Universidad. Si bien los kilómetros son más del centro de la ciudad al crucero y de ahí a la Universidad, el gasto en tiempo, en gasolina y en deterioro del automóvil es mucho menor, ni qué hablar del desgaste psicológico que es nulo. Los kilómetros tomando la vía que sale del poniente de la ciudad hacia Acatlán para alcanzar la autopista son los mismos aproximadamente que la vía por Huapalcalco, pero el gasto en tiempo y en gasolina así como el desgaste psicológico y del automóvil es mucho menor –no elimina el desgaste psicológico pues también en el corto tramo hacia la autopista sobresalen unos topes como terraplenes y abunda el tráfico–.  Por otra parte, la aglomeración en el camino a Huapalcalco sería notablemente menor de no transitar por ahí el personal y el estudiantado. Pero, por desgracia, por burocracia, por negligencia o por necedad sólo es posible llegar a la Universidad por Huapalcalco y ver pasar la autopista por debajo como un pordiosero que contempla a otro comiendo unos suculentos tacos de nana.

 
     
     
     
     
     
     
     
 

Cristina de la Concha

 
   

 

 
     
 

 

 
 

Fata Morgana

 
     
     
 

Un dar permiso de abusar

 
  La ignominia, una minucia, 9.Jun.08  
     
     
 

Mujer y equidad: la otra cara de la moneda

 
 

... según César Cruz Islas 

 
     
 

¿La otra cara de la moneda?

 
 

según Cristina de la Concha

 
     
     
 

El carisma 4.Feb.08

 
     
     

 

Día de la Libertad de Expresión:

7 de junio ó 3 de mayo

 

Declaración Universal de Derechos Humanos

 

 

De tolerar y tolerancia

Declaración de Principios sobre la Tolerancia

16 de noviembre, día Internacional de la Tolerancia

www.unesco.org

 

www.un.org/spanish/

 

Movimiento Contra la Intolerancia, MCI

 

 
               
___________________________________________________________

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

tulancingoculturalcc@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio