Tulancingo cultural

tras los tules...

 

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

medios de comunicación - asociaciones y grupos - derechos de autor - actividades culturales y convocatorias en otros lugares

 
 

gente

 
     
 
 

 

     
 

11.Oct.19

por Cristina de la Concha

 

Las percusiones de San Pablito

San Pablito y el papel amate

 

 

 

Por los curveados caminos ligero se escucha el sonido indescriptible que va creciendo conforme avanzo hacia el pueblito, a mi alrededor el paisaje de exuberante belleza me invita a detenerme para contemplar pero la curiosidad por descubrir de dónde proviene ese sonido me obliga a seguir y entrar ya en la callecita primera de San Pablito. Los rayos del sol en su cúspide quiebran las sombras de las construcciones y el sonido está allí, viene desde cualquier dirección hacia donde miro… el oído reconoce la vibración de la madera al recibir un golpe una y otra vez.

Unas piedras sobre las tablas de madera golpean la pulpa recién extendida por las manos indígenas y su resonancia sale de las casas por puertas y ventanas hacia las callecitas que suben y bajan por la montaña llenando todo el poblado, como una ceremonia donde el humo del copal se eleva y trasciende así la acústica de ese golpeteo haciéndose uno desde cada hogar.

La percusión ritual sobre la pulpa se convierte en el papel amate desde tiempos prehispánicos donde los antiguos plasmaron historia y costumbres, piel de árbol que sacerdotes usaban en ofrendas y donde tlacuilos pintaban coloridas tradiciones, textura que alegra la mirada y seduce a acariciarla.

De la corteza del árbol jonote (heliocarpus appendiculatus), especie endémica de México y Centroamérica, hervida con cal y ceniza se prepara esa pasta de la que emergen los pliegos de amate aplastados con una roca plana para ponerse al sol a secar, tradición de San Pablito, pueblo otomí enclavado en la Sierra Norte de Puebla, en el municipio de Pahuatlán, zona donde convergen las culturas náhuatl y otomí.

Muchas veces fui por allá fascinada con su flora y su clima hasta que el papel ya no cupo en mi breve espacio porque, enamorada, sí, del amate, de su textura y las diversas tonalidades que hacen en esta nueva época, no podía dejar de comprar cada vez que iba. Allá veía grandes camionetas de conocidas empresas papeleras acudir a adquirirlo y en Semana Santa a mucha gente bajar los cuarenta y tantos kilómetros de camino serpenteado desde la carretera principal a Pahuatlán y unos cuantos más a San Pablito a pasar unos días de caminatas por los senderos, las pozas y las cascadas.

Al igual que en muchas otras regiones del país, aquí existe una creencia arraigada en el chamanismo y Julio Torri C. me contaba que hacían brujería con una planta endémica cuyas propiedades solo se conocen por allá y de las que yo nunca tuve noticia por más que pregunté, pero se dice que hay buenos curanderos. La producción de café es una tradición del lugar así como su gastronomía en la que destacan los tamales de cacahuate y las hormigas chicales.

En el Pueblo Mágico de Pahuatlán lo interesante por hacer es visitar  la Cueva del Águila, las Grutas de Tamborillo, las Grutas de Saltillo, el Puente Colgante, conocer los restos arqueológicos del cerro de Citlaltépetl, nadar en el río, pero caminar por sus callecitas ya vale el viaje.

Un día iré de nuevo por ese camino de paisajes cambiantes -de cactus a las arboledas de San Pedro y Honey, de pinos de fríos aires a las bugambilias de colores diversos que aparecen una a una al comenzar a descender por esas curvas y se multiplican conforme se avanza-, hasta allá a escuchar el concierto de percusiones de San Pablito.

 

 
 

 
     
     
 

 

 

       
         
     

 
         
     

 
         
 

 

 

 

 
         
       
 

 

   
       
         
     
 
 

Pahuatlán

 
 
  Nora Lechuga nos cuenta del papel amate   
     
     
 

 
     
     
     
     
     
   
     
     
   
     
 

 
     
     
 

 
     
   
     
 

 
     
 

 
     
     
 

 
     
     
 

 
     
     

 

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

contador de visitas
Contador de visitas
diseño de logo