Tulancingo cultural

tras los tules...

 

Principal

en las letras en la música y la actuación en la plástica sociología y sociedad histórico tradicional y legendario interesante gastronómico ciencia y tecnología hacedores
     
 

autores - los maestros en Tulancingo - autores tulancinguenses - autores hidalguenses - reseñas - presentaciones - publicaciones

 
 

bibliotecas - derechos de autor - talleres - centros y actividades culturales - convocatorias

 
________________________________________________________________________________________________________________
         

3.May.11

   
               
  Bella Clara Ventura

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

      La colombiana Bella Clara Ventura recibe el Premio Internacional de Poesía Guadalquivir Cautivo de España

 

La colombiana Bella Clara Ventura recibe el Premio Internacional de Poesía Guadalquivir Cautivo en Almería, Andalucía, España, el 17 de abril pasado, con el poema Guadalquivir, divino río grande, que comienza recordándonos a García Lorca con su 'verde que te quiero verde'.

 

GUADALQUIVIR, DIVINO RÍO GRANDE

 

Mío que te quiero mío, paisaje de crecido río.

Baits, Betis o Baetis, antiguos nombres.

¡Qué más da si eres viento de cristal!

Historia de fenicios y de españoles.

En tus faldas sembraron a Jaen, Murcia, Albacete,

Badajoz, Córdoba, Almería, Ciudad Real, Granada,

 Málaga, Sevilla, Huelva y a Cádiz: tus notas musicales.

Guadalquivir de ensueño y esposo mío.

¡Cuántos afectos se unen a tus bríos!

Dulces espumas y dentelladas finas cuando tus rutas navego.

Flujos cabalgan los míos a ritmo de sevillana en castañuelas hechas liras.

Danza en movimiento de tus olas con mis caderas,

ardientes como el corazón que habita tus humedales.

Al unísono nuestros pasos al borde del aliento en torbellinos.

Pliego la rodilla ante tu cauce.

Empieza en Cañada de Canepla donde recoge el rocío

 bienaventurado de tu nacimiento.

Andariega cuna de corrientes sagradas.

La Torre de Oro pavonea su figura en el espejo de tus aguas.

Ante la pupila imprimes belleza y elegancia.

De traje de luces para lucir a cada ciudad en señorío.

En tu rostro arrullas bondades, Río mío.

Guadalquivir haces reír a las piedras, moradoras de tus encantos.

Convertidas en ojos vigilantes, como tu fauna y flora, guardianas de tesoros.

Bogan por riberas secretos pintados de florecimiento.

Acusan el templo de esplendor en ritmo de paseo o de comercio.

Tharsis, Tartessos, Guadalquivir, íntimo amigo y amante mío.

Títulos cambiados crean emoción ante tu presencia

que desnuda miradas de dolor al traerle aroma al Atlántico

en trayecto final con sol en tus aguas.

 

Seudónimo Néctar de Olivos

   
               

Gracias por su visita

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio