Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

artistas plásticos - exposiciones

 
     
     
 

 
 

 

 

 

VÍCTOR ARGÜELLES ÁNGELES
artista plástico
 

 

“Fauces” De la serie “Pelaje”, 2009
Dibujo a tinta sobre papel de algodón
22.9 x 30.5 cm.
 
 
 
 
 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
 
 

 

 

 

18 de marzo, 2014

 
DE LA SANGRE EN MOVIMIENTO A LA FLOR DE LA PASIÓN
 
La obra de un verdadero artista no representa al mundo sino a su circunstancia dentro del contexto en el que su sensibilidad e intelecto forman parte de una experiencia con el suceder del mundo, en el devenir de las horas: el artista es el punto de coincidencia entre el espacio y el tiempo. Más que un testigo, Víctor Argüelles Ángeles, apuesta por intervenir lo que mira y lo que siente. Interviene su mundo y lo hace por un delicado y frágil puente: el color. En sus obras más interesantes, es el rojo el catalizador para llamar nuestra atención, es en el rojo donde este joven pintor visualiza el transcurso de lo físico a lo simbólico: de la sangre en movimiento a la flor de la pasión. El uso de otros colores es muchas veces un sencillo coro desde donde el rojo alza la voz. Víctor Argüelles traza (literalmente) una línea, a veces recta, otras veces laberíntica, entre lo elemental de las formas y lo cercano a lo figurativo. Una visión casi botánica, orgánica de las sensaciones y de las emociones, surge inevitable, como el primer tallo de la semilla olvidada en un campo agreste. Del basamento ineludible del color, pasa a un andamio no menos riesgoso pero afortunado, el movimiento de la forma: hay en su obra una manifestación activa, un desplazamiento que ofrece al objeto una voluntad propia que en el ojo del espectador se convierte en un ser vivo, descriptible sólo por su amorfa estancia en el mundo que nos invita a pensar en un proceso, un “fluir”, una crónica avanzando y abriéndose paso entre la materia que tiene un pie en lo real y otro en lo onírico. Su intuición lo lleva de lo geométrico al rompimiento de las formas, del objeto (un rostro, unas tijeras) al cuestionamiento de la “funcionalidad” de ese objeto. Costuras, allanamientos de sentido, atmósferas de extraña naturaleza y seres que parecen nacer y expandirse, van configurando una estética personal, una identidad: el mundo no es lo mirado, el mundo es el que mira.
Esta obra es un proceso de reconocimiento, similar al que nos invade la primera vez que experimentamos el odio, el amor, la ternura; el asombro que nos derriba y deja que sea el reposo lo que forme su propia taxonomía, su propio catálogo de experiencias. Ya en Víctor Argüelles Ángeles se leen estas preocupaciones, él sabe que la obra es un hacer, no un llegar, porque en la pintura, como en cualquiera de las artes, no hay puerto seguro, sólo un oleaje que nos hunde y nos saca a flote según nuestra destreza para navegar en la incertidumbre.
 
Jair Cortés
 
Texto de presentación de la exposición Fluir (Nuevos brotes de pintura) presentada en el Centro Cultura de Chiapas Jaime Sabines, CONECULTA en junio de 2008.

 

 
 
 
 
     

Gracias por su visita

www.tulancingocultural.cc  ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

 
 

Visitas en las páginas que tienen este contador:free counter

 
 

free counter