Tulancingo cultural

      tras los tules...

Tulancingo, Hgo., México

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
 

derechos de autor

los platillos por su sazón - los de la región - los típicos - el pulque - restaurantes, cafés y bares

caras y gente

 
 
 
 

 Ver por fechas:

 
     
 

19 de agosto, 2008

 
 

27 de julio, 2008

 
 

1 de julio de 2008

 
 

17 de marzo de 2008

 
 

16 de noviembre, 2007

 
  25 de mayo, 2007  
 

30 de mayo, 2007

 
 

Primera Jornada Cultural 15 de abril, 2007

 
  febrero de 2007  
 

30 diciembre, 2006

 
 

29 de diciembre, 2006

 
 

16 de diciembre, 2006

 
 

16 de noviembre, 2006

 
  5 de septiembre, 2006  
 

22 de agosto, 2006

 
 

12 de julio, 2006

 
 

19 de junio, 2006

 
 

15 de mayo, 2006

 
 

25 de febrero, 2006

 
 

21 de enero, 2006

 
  17 de diciembre, 2005  
  19 de noviembre, 2005  
  9 de noviembre, 2005  
  1 de noviembre, 2005  
  10 de septiembre de 2005  
  6 de septiembre de 2005  
  23 de agosto de 2005  
     

 

 

 

 

 
       
  ¡Chilitos!    
       
 

Esta cámara se encontró unos chilitos en el patio de doña Lina de la Concha. La mente de inmediato evocó, después de tantos años, aquellos domingos de la infancia en que, en su compañía, los tíos, los abuelos y mis hermanos, solíamos ir al campo en los alrededores de Tulancingo, a cortar flores o ¡chilitos! Era una aventura, con puntas de pencas de maguey los extraíamos de su biznaga con dificultad, las púas nos pinchaban los dedos y muchas de las veces salía sólo un pequeño trozo que hacía imposible sacar el resto.

   
       
 

   
       
       
 
       
     
  Estos minúsculos frutos comestibles que guardan la forma del chile son de un sabor agridulce  con los que se prepara agua o se comen solos.  
 

 
     
  Al final, el nombre de este fruto se toma de  una planta cactácea llamada así, que da frutos similares a éstos, incluso de sabor, y que llevan el mismo nombre, garambullo. Existen muchas diferentes cactáceas que dan este fruto.  
     
     
   
   
   
 
     
     
     
     
  Éstos vendrían a ser los "garambullos", aun cuando el nombre también corresponde a una planta cactácea, según contaba el maestro Felipe Garrido muy conocido por sus cuentos como "cuentero" pues se las arreglaba para hacer sonar sus historias tan fantasiosas y generalmente cómicas que yo sólo reía y no le creía absolutamente nada, hasta que en una de aquellas reuniones "traductoriles" y editoriales que acostumbrábamos un grupo de amigos en el D.F., comenté sobre los "chilitos" de mi tierra. Entonces, él exclamó "¡esos son los garambullos! los garambullos que te causan tanta gracia".  
     
 
   

 

 
   
   
   
   
   
  Jorgito de la Tejera nos muestra la maceta.
   
   
 
       

Gracias por su visita  

www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

     
 

Información de visitas del panel de control de www.tulancingocultural.cc, se consideraría un número mucho mayor al sumarse al de www.tulancingocultural.com
 
  Unique visitors Number of visits Pages Hits
Total 1.Ene - 31 Jul '12 59726 72384 116605 573329
 
 

Visitas en las páginas que tienen este contador:free counter