Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

Principal (portada) en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
 

autores tulancinguenses - derechos de autor - encuentros y festivales - presentaciones - convocatorias

 
 

zona arqueológica de Huapalcalco - pinturas rupestres - Catedral - Museo del Ferrocarril - Museo de Datos Históricos - monumentos históricos

 
     
  El Pilar de don Agustín  
_____________________________________________________________________________________________________________________
 
 
 

Agustín Ramos

 
 
 
 
 
¿Resignarse o resistir? De nosotros depende
29.Nov.06

 

 
 
Cruz Azul, ejemplo para el mundo y orgullo de Hidalgo
15.Nov.06
 
 
 
Felipe Ángeles, héroe artístico
16.Oct.06
 
 
 
La novela histórica, revelación (y confesiones)
13.Sept.06
 
 
 

1ª entrega, 5.Sept.06

 
 
 
Desde el lugar mismo de los hechos...
 
 
 
Como la vida misma
 
 
   

13.Dic.06

 

 

 

  

Tesoros toltecas hidalguenses

 
 
 

 

¡Hey, familia, pilar dedicado con todo cariño a Gloria Valencia, tenaz defensora del único patrimonio que perdura!

El pueblo hidalguense de San Francisco Boxay acaba de recuperar una pieza de la cultura tolteca.

Se trata de la representación de un jaguar esculpido en basalto.

          Tal recuperación fue posible porque el justo reclamo de la comunidad propietaria pudo respaldarse en un documento oficial signado por Carlos Hernández Reyes, cuyo arduo trabajo arqueológico tanto ha enriquecido el patrimonio prehispánico de Hidalgo. 

            En efecto, hace más de veinte años, los pobladores de Boxay le perdieron la pista a ese tesoro luego del traslado del mismo al museo regional del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en Pachuca. 

            Y de no ser porque la pieza se incluyó en una magna exposición itinerante de jaguares de las culturas precolombinas, quizás habrían tenido que pasar otros veinte años para su rescate y devolución a los auténticos herederos.

Este episodio me recuerda otro similar, relacionado con una pieza no menos valiosa. Me refiero a “La coraza tolteca”, elaborada con conchas pulidas procedentes del Golfo y del Pacífico, descubierta en El Palacio Quemado de Tula y restaurada en el museo de sitio del Templo Mayor.

Una vez concluida la extraordinaria labor de devolver su magnificencia a esta obra de arte, autoridades centrales del INAH intentaron retenerla para su exhibición permanente en la capital mexicana.

Por fortuna en aquel tiempo (mediados de los noventa), un delegado del INAH sin parangón en nuestro estado, Emigdio Arroyo, emprendió una valerosa y exitosa lucha para que la pieza retornara a su entidad de origen.

Aunque la historia oficial jamás reconozca a personajes como Hernández y  Arroyo, porque no forman parte ni se someten a los cacicazgos que tanto daño hacen a la cultura local, y aunque ni siquiera se les tenga en la memoria de la gente común y corriente, los ciudadanos hidalguenses siempre estaremos en deuda con ellos. Gracias, Carlos y Emigdio.

 
 

 

   

_____________________________________

Gracias por su visita

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

 info@tulancingocultural.cc

tulancingocultural@hotmail.com

Aviso legal para navegar en este sitio

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter