Tulancingo cultural

tras los tules...

Tulancingo, Hidalgo, México

 

Principal (portada)

en las letras en la música en la actuación en la plástica sociológico y social histórico centros y actividades culturales diversas de Tulancingo gastronómico ciencia y tecnología municipios  hidalguenses
 
anteriores
 
danza performance teatro
 
cine
 
prehispánico
 
tradicional y legendario
interesante
 
hacedores
 
     
 

zona arqueológica de Huapalcalcopinturas rupestres - Info on Otomi groups 

 
 

Museo de Datos Históricos - monumentos históricos

 
     
 
     

22.Feb.12

 
         
 

Cerro de Las Navajas

  Los vestigios arqueológicos del Cerro de las Navajas, rica mina de obsidiana

 

La breve nota Las manos de Xiluén de hace unos días llevó la memoria al Cerro de las Navajas, a la escultura y el labrado de piedra. La escultura es un arte que puede realizarse con los dedos o cualquier otro instrumento para tallar madera o piedra o bien mediante el moldeado para material fundido, y también a golpe preciso, que fue prácticamente de las artes, la primera en surgir cuando el ser humano se vio en la necesidad de elaborar diferentes elementos y herramientas para su sobrevivencia. Así, Las Navajas, en el estado de Hidalgo, a unos minutos de Tulancingo, fue uno de los centros más importantes de abastecimiento de piedra de obsidiana para el tallado de lanzas y herramientas cortantes y para el desarrollo del arte en nuestro país, donde estuvimos de visita.

 
         
         
 

 

A 3.000 metros de altura, su nombre original es Itzépetl del náhuatl -"itzetl", obsidiana y "tepetl", cerro-, se conoce como el Cerro de las Navajas por sus vetas de piedra de obsidiana en varias de sus tonalidades: negra, verde y jade o roja. Su obsidiana es el producto del silicio que arrojó hace millones de años la falla volcánica que ahí se encuentra al hacer contacto con el barro.

 
         
         
 

  La historia de México se refiere a este lugar como el principal centro de abastecimiento de obsidiana para el pueblo teotihuacano. Yacen ahí vestigios arqueológicos de toltecas y aztecas En aquellas épocas se producían puntas, cuchillos y hachas para la guerra, pero también utensilios de preparación de alimentos y de decoración e incluso como medio curativo. Hoy se sigue extrayendo obsidiana de estas minas y en la comunidad de Nopalillo los artesanos se han especializado en la réplica de lanzas y flechas indígenas.

Esta piedra era conocida en épocas prehispánicas como la piedra de los dioses.

 
         
         
 

Aquí, dentro del "tiro" (Ricardo de la Concha).

  Por el suelo, al caminar por allí, en ese bosque de olor intenso, se pueden observar trozos de obsidiana, su brillo entre la maleza, donde están por montones. Estos amontonamientos no son sino los lugares donde los antiguos artesanos labraban la piedra y quedan allí como muestra arqueológica del trabajo que se hacía en esa época.

El Cerro de las Navajas se encuentra a unos 20 minutos de Tulancingo, unos 15 minutos antes de llegar a Pachuca, en el municipio de Epazoyucan.

Desde Tulancingo, se pueden ver sus montañas que curiosamente se miran como varios picos pequeños en fila e inmediatamente viene a la imaginación "las navajas".

 
         
         
 

 

Aquí, entrando a un "tiro" que es la mina donde se excava la piedra (Alexis de la Concha).

 
         
         
   

 
         
         
   

 
         
 

   
         
         
   

Gracias por su visita

 www.tulancingocultural.cc ® Derechos Reservados

tulancingocultural@hotmail.com

info@tulancingocultural.cc

Aviso legal para navegar en este sitio

 
 

Visitas en las páginas que tienen el contador:free counter